La décima victoria seguida de Boston llegó ante los Lakers

 

 

Lakers y Celtics. Celtics y Lakers. Las dos franquicias más laureadas de la historia de la NBA se enfrentaron por primera vez en la temporada dejando detalles de lo que la rivalidad entre ambos podría ser en los próximos años.

 Los Celtics lograron su décima victoria seguida al imponerse por 107-96 en un partido que tuvieron controlado desde el inicio gracias a un primer cuarto que amenazó con convertir el encuentro en un festival local. 33-16 fue la ventaja que los de Brad Stevens lograron en los primeros 12 minutos. Sin embargo los Lakers de esta temporada, al contrario que en cursos anteriores, están demostrando garra y pundonor y lucharon hasta reducir la diferencia a solo tres puntos a falta de poco más de 8 minutos para el término del partido. Pero los californianos perdieron un total de 6 posesiones durante el último periodo y los Celtics se llevaron el gato al agua pese a solo ser capaces de convertir 8 de sus 24 tiros en el cuarto final.

Los Celtics terminaron el partido con dos nuevas marcas de la temporada para ellos. Los 61 puntos anotados en la primera parte son la mejor cifra registrada hasta el momento por Boston y los 98 tiros lanzados a lo largo del partido también suponen un nuevo pico en esta estadística.

Los destacados

Ante la ausencia Al Horford por conmoción cerebral, Aron Baynes aprovechó su dosis extra de minutos para completar uno de los mejores partidos de su carrera y lograr 21 puntos y 8 rebotes, convirtiéndose en el sorprendente máximo anotador de la noche. Kyrie Irving aportó 19 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, incluyendo varias jugadas espectaculares en las que demostró su dominio en el manejo de balón.

Por los Lakers los máximos anotadores fueron Brandon Ingram y Jordan Clarkson, con 18 puntos cada uno, y Julius Randle, quien pese a no entrar en juego hasta el segundo cuarto, sumó un doble-doble con 16 puntos y 12 rebotes.

Recibimiento ‘especial’ para Ball

Lonzo Ball disputó su primer partido en el TD Garden y seguró que no lo olvidará. Los aficionados de los Celtics se encargaron de dar el recibimiento esperado al base de los Lakers y desde las presentaciones fue abucheado cada vez que sonó su nombre o tocó el balón. Tras no querer realizar un entrenamiento privado con los Celtics previo al Draft y acabar vistiendo la camiseta del máximo rival, no se vislumbra a corto plazo que Ball pueda ser bienvenido en Boston. “Están en su casa. Yo también abuchearía si fuera un aficionado”, explicó Lonzo Ball tras el partido.

Marcus Morris, autor de 18 puntos, rompió una lanza a favor de Ball y dijo que “es un buen chico, es su padre”, en referencia a la locuacidad de LaVar Ball. “Tiene una boca muy grande, todo el mundo lo sabe. Lleva mucho tiempo con esto. Es joven. Apesta que tenga que ir a todos los sitios y le abucheen y abucheen. Es un jugador más”, concluyó.

Ball terminó con 9 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes, 4 tapones y 1 robo, pero volvió a tener serios problemas en el tiro y se quedó en 4 canastas de 15 intentos, incluyendo 1 de 5 en triples.

Lesión Tatum

Por si las lesiones de Gordon Hayward y Al Horford fueran poco problema, los Celtics se quedaron sin Jayson Tatum en el segundo cuarto. El rookie de los Celtics se hizo daño en el tobillo en algún momento del partido que no recuerda y poco después no volvió a jugar más. Las pruebas que le realizaron no mostraron nada extraño, pero Tatum abandonó el pabellón con una bota especial y será nuevamente examinado este jueves.

“Le harán más pruebas el jueves y sabremos qué es lo que encuentran”, dijo Brad Stevens. “No sé nada más”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *